calefacción-biomasa

¿Es rentable la calefacción con biomasa?

Biomasa. Es una palabra cada vez mucho más presente en todos los ámbitos. La energía de la biomasa es aquella energía renovable procedente de aprovechar materia orgánica e inorgánica que se ha formado en algún proceso mecánico o biológico de las sustancias de seres vivos como plantas, animales o el propio ser humano en sus restos o residuos. Con el aumento del precio de la electricidad y de otros combustibles, contar con equipos de calefacción que funcionen con biomasa supone cada vez una alternativa más rentable.

Antes de pensar en una instalación de calefacción con biomasa debemos hacernos unas preguntas porque no siempre será rentable y requiere unos costes en su instalación. Lógicamente debemos tratar de amortizar la inversión inicial en un tiempo determinado y eso estará en función de la utilización que se le dé al equipo de calefacción en Madrid, el número de metros cuadrados a calentar, el número de personas que hacen vida en el espacio, los meses al año que funcionará el equipo, los grados en los que deberá estar activo… en función de todo eso será conveniente instalar una caldera de biomasa o cambiar la actual.

Una ventaja importante es que no hay diferencia entre una caldera de gasoil o gas y una de biomasa, por lo que si ya se dispone de una instalación, es algo que tendremos ahorrado y la inversión se limitará a la caldera, salvo que haya que hacer alguna modificación puntual. A partir de ahí lo que cambia es el material a quemar, también habrá que tener en cuenta el material disponible porque cada uno tiene unos rendimientos y costes diferentes. Esta fórmula de coste-rendimiento determinará si a la larga la caldera de biomasa será más económica.

En cuanto al material a utilizar existen de distintos tipos y formas pudiendo ser hueso de aceituna triturado, pellets, cáscara de almendra y avellana, componentes vegetales o astillas de madera. En cada región hay una disponibilidad de unos y de otros y el precio varia. Incluso en el mercado hay calderas que pueden utilizar diferentes tipos de biomasa, pero hay que tener en cuenta que una caldera de biomasa puede tener un precio para uso doméstico de entre 3.500 y 5.000 euros, mientras que una de gas o gasoil oscilará entre 1.500 y 2.500. A partir de esta inversión inicial hay que analizar todos los factores de consumo para determinar si la rentabilidad se va a dar algo que podremos determinar en www.presupuestoscalefaccion.es.